13 nov. 2008

ANDACOLLO: El traductor de los hitos de la minería nortina


Este ingeniero ha sido el único en transcribir a nuestro idioma un libro de 1966 (EE.UU.), acerca de la industria minera


DIARIO EL DIA
Armando Tapia Cortés
La Serena


Marco Soto Iturriaga es ingeniero en minas. Y buena parte de su interés por este ámbito se vio reforzado cuando cayó prestado en sus manos, en 1970, un libro escrito en inglés titulado “La industria minera del Norte Chico, Chile”. El autor era un norteamericano de nombre Leland R. Pederson, doctorado en Historia y Geografía en EE.UU.

La publicación había sido editada originalmente en 1966, como tesis de doctorado de su autor, siendo el producto de un profundo proceso de investigación, que abarcó tanto los aspectos dimensionales de la industria, como un vasto conocimiento de los perfiles humanos del norte.
Después que lo leí, me entró el deseo de poderlo traducir de inmediato”, confesó Marco. Sin embargo, este trabajo tan interesante no se encontraba disponible en Chile. Así pasaron los años hasta 1998, cuando en un viaje a Norteamérica (estado de Illinois) Marco Soto pudo dar nuevamente con el libro en una biblioteca. Entonces lo fotocopió y decidió dedicarse a su traducción, para que de alguna vez por todas fuera conocido en nuestro país.

El libro es demasiado valioso. Recoge la manera en que sucesivas generaciones han evaluado y explotado los depósitos de minerales metálicos del Norte Chico chileno”, explicó. “Es un verdadero aporte para el conocimiento y actividad minera de la zona”, agregó.

Marco Soto también pudo conocer en persona a Leland Pederson, quien actualmente tiene 83 años y vive en Estados Unidos. Leland estuvo 13 años en el Norte Chico junto a su esposa trabajando en terreno, por lo cual sabe bien de lo que escribió durante su estancia en Chile. Incluso, accedió a hacer el prefacio para su libro, traducido al español más de 40 años después.
La mayor parte de nuestro tiempo en Chile lo vivimos en las ciudades de Santiago, La Serena y Copiapó. Visitamos muchas minas en actividad y algunas abandonadas. Hablamos con muchos representantes de la Caja de Crédito Minero (Cacremi), con funcionarios del área de la minería, operadores y mineros”, escribió el autor de la obra original.

En el prefacio, reconoció que “me sorprendió mucho, pero también me agradó, cuando Marco Soto, un ingeniero en minas, quien vive en La Serena, me escribió diciendo que quería traducir al español mi libro sobre la minería en el Norte Chico de Chile, para su publicación en ese país”.
“Por cierto, él descubrió errores y ha rectificado algunos, pero ni Soto ni yo hemos tratado de modificar y actualizar el libro. Las personas que lean la traducción de Soto, deben saber que leerán un libro de 40 años de antigüedad”, continuó.

Una vez que se decidió a traducir este trabajo, Marco Soto se puso en contacto en nuestro país con la Corporación Minería y Cultura. Aquí se valoró enormemente esta obra y el esfuerzo que significó su traducción, por lo cual se decidió publicarlo por RIL Editores, no sin antes contar con un importante apoyo de auspiciadores.

“Estoy especialmente complacido de tener mi libro traducido por alguien que conoce la minería, Chile y el Norte Chico, porque creo que entiende mis preguntas y las considera importantes. Y por supuesto, me complace mucho que el trabajo de mi juventud merezca ser traducido en mi vejez”, escribió Leland, ex director y actualmente profesor emérito del Departamento de Geografía en The University of Arizona.

En opinión de Bruno Behn, presidente de la Corporación Minería y Cultura, “no es exagerado afirmar que este documento, que se entrega ahora al público, es una verdadera joya del devenir histórico-minero del Norte Chico”.

Además, destaca que “el libro contiene una valiosa información sobre clima, flora, geología, depósitos minerales y producciones de los distintos metales desde el tiempo de la Conquista, la Colonia y hasta nuestros días”.

No está de más mencionar, y se destaca en la obra, que el Norte Chico fue en la segunda mitad del siglo XIX el que le dio renombre internacional a nuestro país como gran productor de plata y, posteriormente, como primer productor de cobre en el mundo”, consigna Behn en la presentación del texto.

Marco Soto, cuyo esfuerzo y paciencia ha permitido que esta investigación tan relevante por fin llegue a nuestras manos, contó que ya se publicaron los primeros 500 ejemplares. “Están disponibles en las librerías de La Serena, de Santiago y también de Copiapó”, indicó.

“También puedo adelantar que la idea es que varios libros sean donados a escuelas de pueblos mineros, como La Higuera, Andacollo, Punitaqui y Combarbalá. Por último, Soto destaca el hecho de que el autor no aborde sólo la parte técnica, sino que haga todo un contexto global.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.