17 may. 2011

Eduard Miralles: “Si se cultiva la cultura desde temprano, el gusto continúa”



Invitado a la inauguración del primer Observatorio de Políticas Culturales en Santiago, el experto Eduard Miralles estuvo de paso por La Serena

Eliana Bravo Portocarrero
La Serena
DIARIO EL DIA
17 MAYO 2011

Invitado como expositor en el seminario “Cultura, cohesión social y desarrollo sustentable”, organizado por la municipalidad de La Serena, diario El Día conversó con el destacado gestor cultural español, Eduard Miralles, quien, además, viajó a nuestro país, para la inauguración del primer Observatorio de Políticas Culturales de Chile, efectuado la semana pasada en Santiago.

Miralles es experto en redes de cooperación y gestión cultural internacional, director del Departamento Cultural de la Dirección de Relaciones Internacionales de la Diputación de Barcelona, España y presidente del Patronato de la Fundación Inter­arts, que se encarga del intercambio internacional cultural.

¿Qué son las políticas culturales?

“Son intentos a veces bien intencionados y a veces no del potencial de bienes y servicios y beneficios que la cultura reporta a la ciudadanía. Todavía existe mucho tabú con el término, en que se piensa que la cultura es bastante noble para que la política ponga ahí sus sucias manos. Creo que eso es un error porque, de la misma manera que hay políticas educativas y nadie se queja, a la cultura le viene bien esa existencia”.

Y estas políticas ¿cómo pueden ser instaladas como herramienta eficaz?

“Bueno, hay que tener en cuenta varios puntos. El primero es que en términos de gobernanza es muy importante que el Estado central, regional, local, y otras instancias, como Mercosur y agrupaciones, sumen sus iniciativas para mejorar sus resultados. Lo que conozco es que lo local, lo regional va por su lado. Lo otro es que la contribución del sector público, privado y asociativo sea armónica. Lo último es la transversalidad, que en Europa está muy de moda, en que todos la dicen, pero nadie la hace, por eso la cultura debe tener un diálogo muy fuerte con la economía, con el turismo, etc.”.

En este sentido, ¿cómo se puede innovar para no caer en lo mismo?

“Es cierto que la gestión cultural tiende a abusar de fórmulas que están muy rodadas y experimentadas, pero la raíz del problema está en que el sector dedica muy pocos recursos en comparación a otros ámbitos como la innovación o investigación. En Chile, por ejemplo, al poner en marcha el observatorio donde se puede observar y evaluar lo qué se hace, también es necesario que existan laboratorios donde se pueda ensayar nuevas formas y experimentar”.

¿Esto aportaría a valorar la cultura como parte integral de la comunidad?

“Creo que cada vez más todos los países la valoran pero, como todos los países y también en Chile, el valor económico que produce la cultura sólo es creciente. Lo que sucede es que hay un gran canasto donde está todo; la mala cultura, la buena, la baja, la de los medios de comunicación, etc., en que muchas veces se tiene mala calidad, pero que es necesaria porque está abriendo nuevos caminos. En esto, la tarea de los medios es fundamental junto a los sistemas educativos en que hay mucho por hacer. La televisión pública, por ejemplo, si tendría que rendir cuentas, porque un privado tiene el derecho a ofrecer lo que quiera”.

Y la educación ¿qué rol cumple?

“Hay gente que cree que es lo mismo la educación y los medios, y sé que se puede llegar a ser ciudadanos culturales activos si se empieza a trabajar desde temprano en la escuela, educando el gusto se continúa”.

¿Cómo lograrlo?

“La cultura aún se percibe como un recurso en que las escuelas tienen horas extraordinarias para la pintura o la obra teatral, pero que no la viven permanente o son sólo recursos para las materias fundamentales, como visitas al museo o un concierto. Por esto, hay que pensar en qué sentido se gana mayor centralidad, porque generalmente en la adolescencia y al final de los sistemas educativos básicos es donde se produce esa crisis. Es fundamental ligar ese tránsito hasta la edad adulta, así, ese joven, al crecer continúa leyendo y escuchando música, asistiendo al teatro, siempre y cuando por supuesto tenga a su alcance la oferta existente”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.