15 jun. 2009

Hasta que el aire contaminado en Andacollo mate a alguien


No esperemos que uno de nuestros hijos o una de nuestras hijas, tenga que morir para recién tomarnos en serio este flagelo.


Por: Eduardo Duarte Yañez.


Día tras día continúa el calvario respiratorio de los habitantes de la comuna de Andacollo, las señales prometedoras de documentaciones y decretos presidenciales -Michelle Bachelet- firmando declaraciones de Zona Saturada, son completamente ignoradas, es más ridiculizadas por el polvo en suspensión que siguen tragando por las mañanas los niños y niñas de esta comuna minera, que sonrientes van camino a sus colegios. Por las tardes cuando retornan a casa, habrán completado una jornada más de contaminación en sus vidas. Como acto casi ecuménico, en el poblado más católico de Chile, según el Censo 2002 y leyendas urbanas.

Mientras la gran jugada de Adam Smith, nos mantiene al borde de la quiebra al 80% de la población mundial, justificando por supuesto la máxima inequívoca, que el bienestar social llegará con el crecimiento económico. De paso protegiendo, como ha hecho la clase política chilena los últimos 50 años, este crecimiento en nombre del progreso, de los bolsillos nuestros no, claro está, ni del de nuestros hijos e hijas de Andacollo tampoco, pero que le vamos a hacer, la economía política es así. Total, se justifica haber asesinado la topografía andacollina, llevando a la santa bolsa metalera de Londres, El Parque La Laja, un par de cerros colorados, poblaciones enteras-Churrumata-(incluidos sus recuerdos), vastas extensiones de tierras milenarias, todo claro, por nuestro propio bien. Lo sentimos, es que en ocasiones nos cuesta dar las gracias, por habernos quitado tantos lugares que amábamos y que nos unían con nuestro pasado común como habitantes del mismo espacio, somos unos malagradecidos.

Ahora dejando aparcado por un instante el tema vox populi, de la contaminación de las Napas Subterráneas de El Churque, la extracción del Acuífero El Culebrón y la futura construcción de un extenso tranque de relaves sobre una falla geológica-Proyecto Hipógeno-. Sólo deseamos hacer presente que desearíamos que no hubiese ya 15 casos de enfermedades que atacan el sistema inmunológico, como la colitis ulcerosa y lupus por doquier en nuestra población de poco más de 10 mil habitantes, siendo que la estadística del país que presenta más casos, EEUU, es de 10 casos por cada 100 mil habitantes. ALGO NO ESTÁ BIEN, SEÑORES. Enfermedades crónicas de un alto coste económico imposible de pagar por nuestros “ciudadanos” de bajos recursos económicos (ver última ficha Casen).

Meditamos el cuando dejaremos de justificar la contaminación a cualquier precio, apreciado señor Víctor Pasten –Presidente Sindicato Minera Carmen-, a quien por cierto le teníamos una gran estima desde joven. Cuando se actuará con firmeza para detener este flagelo que nos esta asfixiando, literalmente. ¿Cuándo?, esperaremos no por mucho tiempo las medidas que se nos prometieron para DESCONTAMINARNOS, pero una sola cosa les vamos a pedir a todos los actores involucrados, no esperemos que uno de nuestros hijos o una de nuestras hijas, tenga que morir para recién tomarnos en serio. Mientras algunos malgastan su tiempo jugando a sentirse populares-no conocen otras motivaciones-, el polvo no solo se ha instalado definitivamente en el aire que respiramos, sino, también peligrosamente en la indiferencia cotidiana.

Señores todos, sólo queremos vivir en equilibrio, respirar, saber que tendremos agua para beber, abandonar la guerrilla suburbana de hermano contra hermano. Aún así advertimos desde ya una sola premisa fuerte, no tendremos ya la paciencia y el acatamiento histórico del cual han usufructuado, ya no podemos esperar más su buen juicio, lo sentimos, no es nuestro ánimo que todo acabe muy mal en un futuro muy cercano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.