3 may. 2009

El mea culpa que debe la COREMA por aprobación del proyecto Hipógeno


Solo tres de los diecinueve integrantes de la COREMA rechazaron, en su momento, la ampliación del proyecto Hipógeno de la Minera Carmen, de Andacollo; el tiempo les ha dado la razón.



El seremi de Agricultura, Cristian Sáez , el Gobernador de Elqui, Rolando Calderón y el ex consejero Rubén Pino, fueron quienes se opusieron al proyecto Hipógeno, por cuanto implicaría extraer agua del ya sobre explotado acuífero El Culebrón. En tanto que, el Intendente Ricardo Cifuentes, encabezó la aprobación y hoy da un pié atrás, para ponerse de lado de quienes defienden la sustentabilidad del acuífero.

Lamentablemente, las autoridades y principales responsables del cuidado de los recursos naturales, de bien y uso públicos de la región, han comprendido tardíamente, cual es su verdadero rol. Un antiguo adagio lo grafica plenamente, “no sirve llorar sobre la leche derramada”. Y es que hace ya varios años que el tema de la protección del Acuífero El culebrón ha formando parte de las demandas de diversos sectores de la ciudadanía, incluidos por cierto, los habitantes de Andacollo, Pan de Azúcar, Tongoy, Guanaqueros, etc., usuarios y directos beneficiarios del vital elemento, y que no fueron escuchados por las autoridades.

Hoy día, la mayoría de aquellos que aprobaron el proyecto, argumentan que los antecedentes dispuestos hasta ese momento y la premura que se solicitaba para votarlo, les habría jugado una mala pasada. En contra posición a esto, se establece que quienes participan de estas decisiones lo hagan escuchando los argumentos técnicos, y aquellos histórico, entregados por quienes viven ligados de por vida a sus realidades.

A partir de la aprobación del proyecto Hipógeno, y luego de la indefensión que esta decisión provocó en algunos sectores de la ciudadanía, han surgido, desde la propia comunidad, diversas ideas destinadas a ofrecer otras alternativas que, finalmente, eviten sobre explotar el Acuífero El Culebrón.

El Frente de Defensa del Puerto, por ejemplo, hizo pública su moción de que la Minera Carmen, pudiese extraer agua desde el rio Elqui, y conducirla a través del canal Bellavista; idea apoyada también por la Junta de Vigilancia del Río Elqui; el Movimiento Ciudadano por Coquimbo, por su parte, propone que las aguas evacuadas por el emisario submarino, sean efectivamente tratadas por la sanitaria, alrededor de 2000 litros por segundo, que hoy se pierde en el mar, y que se destinen al proyectos mineros o de uso de agua industrial.

Otra idea surge, y está disponible para su implementación, y es que ya existe la tecnología necesaria para la desalinización del agua de mar, por lo que lo lógico sería, que aquellas empresas mineras, que facturan millones de dólares al año, inviertan en ella, dejando el agua dulce disponible, especialmente en el citado acuífero, para el consumo humano.

En este punto, y para equilibrar el tema, se hace indispensable que los agricultores del sector asuman la responsabilidad que, por su parte, les cabe en relación a que, durante décadas han sobre explotado el acuífero, idea que también comparten algunos de los integrantes de la COREMA que favorecieron el proyecto, varios de los cuales ya no integra la comisión.

Por el momento, la Comisión Regional del Medio Ambiente, se encuentra a la espera de nuevos antecedentes que vendrían a complementar los ya existentes, y que podrían cambiar el destino del proyecto, como del propio acuífero, mientras la minera Carmen, aún no ha podido hacer efectivo sus derechos de agua por cuanto, estas solicitudes se encuentran en tramitación en la Dirección General de Aguas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.