21 sept. 2008

Andacollo, Lepanto y la energía solar


DIARIO EL DÍA
domingo, 21 de septiembre de 2008


Escrito por Fernando Moraga
(Historiador y escritor regional)

El 7 de octubre de 1571, las fuerzas de la Liga Santa, integradas por España, el Pontificado, Venecia y Verona, lograron una resonante victoria naval sobre las fuerzas del Gran Turco, abatidas en el golfo de Lepanto, cerca de Grecia. La feliz ocurrencia, dio origen para que los Papas Pío V y Gregorio XIII, atribuyesen dicho éxito a la Virgen del Rosario que, desde siglos, se honraba en la península ibérica.

Y que, para agradecerlo, los reyes dispusieran que en todos los pueblos del Nuevo Mundo, la honrasen en dicha fecha, principio de lo que, medio siglo más tarde, sería el culto mariano que aún perdura.

Su entronización inicial fue motivo de leyendas y episodios cuyos orígenes populares son similares para Andacollo, Guadalupe o, Aparecida, hoy por hoy, grandes santuarios americanos.Así, a poco tiempo del choque naval, Andacollo inició su ritual en la primera semana de octubre, correspondiendo al cacique de entonces y al doctrinero Gaitán de Mendoza, establecer las bases para un suceso que en tres semanas más volverá a destacar con un cartel del poblado y la frase "Bienvenidos, María, la Virgen, los bendice".

En su esencia, la celebración no ha cambiado, salvo el bastón del Pichincha, que establecido en la familia Barrera, ahora lo está en las de don José Chávez, que reside en La Serena.

Si de cambios se trata, también habría que señalar alteraciones en la conducción machista de los bailes. Hoy las mujeres también han irrumpido en dicho espacio, luego de la muerte de don Agustín Araya, quien heredó a su mujer el Baile Juan Pablo I.

Doña Baldovina, o Petita, como la conoce el pueblo, ha sacado adelante el grupo de danzantes, alternando sus tareas de comerciante, lectora de la Biblia y devota del rosario.Una segunda cacica comanda el Baile Rosado. Es doña Isabel Ardiles, quien, desde pequeña, fue prometida por su madre, en la esperanza de que la Chinita le curase su frágil condición física, que, una vez superada, le ratificó la convicción de servirla en unión con su marido e hijos.

La presencia femenina no ha provocado alteraciones en disciplinas propias del rito, como lo es la prohibición de que parejas, casados, prometidos o pololos bailarines, se besen en las ceremonias, se maquillen, coman chicles, fumen, luzcan aros o lentes de sol y luzcan el pelo largo -si son varones-, o lo lleven suelto, si son mujeres.

Entre las muchas curiosidades del festejo de octubre, que ya perdió la memoria del agradecimiento a la patrona por lo del choque bélico, está la participación de San Antonio como patrono de las cosas perdidas, pero contiguo al santuario.

Los mineros le convocaron desde tiempos de conquista como abogado para dar con algún filón o veta aurífera.

Instalado en una ermita a la subida del santuario, desde hace más de 300 años marca el parador caminero que comunica la villa con La Serena y Coquimbo.Hoy es sitio de atención gracias a que el actual pater- familia, don Ernesto González, aparte de octogenario pirquinero, es también avezado inventor.

El y los suyos, por más de un siglo, recuerdan la costumbre de que los prometeros y viajeros lancen hasta la ermita del santo algunas monedas, pidiendo -antes para salvar las riesgosas curvas de la precaria ruta-, y en el presente, por si la suerte cambia positivamente.En un acuerdo tácito, una parte de lo recolectado, permite que el clan González, mantenga el lugar y haga válido aquello de que quien ejerce el culto, viva del culto, repartiendo la caridad con la autoridad eclesiástica.

Pero los viandantes en verdad se interesan más por los inventos de don Ernesto, quien no teniendo más preparación escolar que un mínimo grado preparatorio, ha sido capaz de dotar su casa con energía eléctrica, gracias a la fabricación artesanal de una placa solar.

Como el asunto funciona y ha ensayado otras alternativas, ahora se aplica a la búsqueda de un motor sin combustible, activado sólo por fuerzas magnéticas.

Si no lo logra pasará a la memoria de una inmensidad geográfica donde la fe y las fuerzas espirituales dan a la montaña una buena razón existencial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.