24 ago. 2008

Andacollo 1968 el año que pudo cambiar la historia

(La fotografía corresponde a la Obra NACIMIENTO, de la Artista Visual, Susana Pérez Hidalgo, de su serie CHAMANES EN ROJO)

En el rápido devenir actual de nuestras vidas, son pocas las ocasiones donde nos detenemos a pensar que lo que ocurre hoy, en algunos ámbitos de la convivencia común de nuestras ciudades y pueblos, pudo ser una acción o una lucha trasladada desde el pasado, desde otros momentos de nuestra historia local, con otros protagonistas, otras autoridades que luchaban u oprimían esa misma causa que actualmente imaginamos es solo nuestra, otro tiempo y contexto que por negación o desconocimiento de nuestra historia creemos que nosotros hoy hemos iniciado.

Corría el año 1967 y las protestas sociales de los vecinos de Andacollo eran constantes por la contaminación evidente a raíz de explosivo aumento y el indiscriminado apoderamiento del casco urbano de la comuna, de los depósitos en forma de Tortas de Relave. Los ciudadanos del poblado minero se encontraban fuertemente organizados, exigiendo el respeto a su derecho de vivir en un medioambiente libre de contaminantes. Todas estas movilizaciones llevaron a exigir al Ministro de Minería una acción concreta, quien emanó una resolución donde ordenaba constituir una comisión de expertos para solucionar en forma definitiva el problema de la ubicación contaminante de las Tortas de Relaves de Andacollo.

Por regulaciones legales,
la Contraloría General de la Republica rechazo esta comisión, dado que según su dictamen del 8 de febrero de 1968, esta última no era posible en su constitución a través de una orden ministerial, sino que debía existir un decreto de puño y letra del Presidente de la Republica de Chile en aquel año el Democratacristiano Don Eduardo Frei Montalva.

Es por esto que frente a la acción ciudadana organizada de estos últimos años en Andacollo, que busca el respeto a su derecho constitucional de vivir en un medioambiente sano, les convocamos a recordar los pasajes históricos y revisar estas materias (Dictamen 007501N68) para interiorizarnos de las acciones ya realizadas que puedan conducirnos a una convivencia equilibrada entre el desarrollo local y el respeto por la calidad de vida de sus habitantes, pensando en el futuro que heredaremos a los hijos de esta tierra religiosa minera. Asunto por supuesto que nos reclama a todos, organizaciones ciudadanas como CMA, autoridades locales y sus respectivos equipos jurídicos, autoridades nacionales y regionales.

Por muchos años en nuestro país los ciudadanos no se atrevieron o no podían defender sus derechos elementales y nuestro no civismo fue heredado a casi tres generaciones, hoy que retomamos el camino es muy importante que aprendamos de la senda recorrida, recoger de ella la experiencia y plantear nuestros desacuerdos, denuncias y propuestas, en forma enérgica, pero a la vez fundamentadas y con amplia información a la comunidad, la ciudad despierta y duerme, sus calles, quebradas, avenidas y montañas, viven en cada uno de sus habitantes, es responsabilidad de todos sumar nuestras manos para mejorar un futuro que nos espera con los brazos abiertos.

Eduardo Duarte Yañez
Desde Barcelona, España.
http://eduardo-duarte.blogspot.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.