8 jun. 2009

Se reabre el debate sobre la elección popular de los consejeros regionales (¿HONORABLES CONSEJEROS?)


Más de 549 mil millones de pesos manejan los integrantes de los consejos regionales, teniendo así un enorme poder para determinar el desarrollo de las regiones. La forma en que se eligen tiene un “pero”, y es la escasa participación ciudadana.

El trámite podría permitir comicios para 2013.

La Nación
Lunes 08 de Junio

Para nadie es un secreto el rol que juegan los gobiernos regionales y sus consejeros en el momento de aprobar iniciativas. De ahí la importancia del llamado que hizo la Presidenta Bachelet en su último mensaje a la nación el 21 de mayo pasado y el hecho de que el Senado, a comienzos de marzo de este año, le haya dado luz verde a la idea de legislar la reforma constitucional que establece, entre otros aspectos, que la votación de los consejeros regionales sea por elección popular.

Ello abre la posibilidad de que, además de los alcaldes y concejales, los ciudadanos puedan decidir también quién debe sentarse en la mesa del consejo de cada región, lo que no es menor.

Los consejeros regionales son una instancia de decisión, que, en conjunto con el intendente, administran el gobierno de todas las regiones del país. En diciembre de 2008, y sin que la ciudadanía estuviera muy enterada, se realizó en todo el país la elección de los consejeros regionales que estarán hasta 2012 en ejercicio. En total, son 254 que, entre otras labores, tienen un sus manos el destino del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) y que este año corresponde a 549 mil millones de pesos.

Hay dos modalidades para ser elegido consejero regional. Una es presentarse en forma independiente a través de la recolección de firmas. Para tal efecto, una persona debe reunir la rúbrica del 0,5% de los inscritos en el registro electoral de la provincia respectiva de la última elección municipal (artículo 83, Ley N 19.175). La otra es conseguir el patrocinio ante notario de dos concejales de una provincia y, luego, inscribirse en la dirección regional respectiva del Servicio Electoral.

La definición, sin embargo, es más restringida, siendo los concejales los que proponen candidatos, votan y definen la composición del Consejo Regional. Es por ello que la reforma apunta justamente a la necesidad de transparentar esta importante instancia democrática, por las determinaciones financieras que toma, la autonomía de la que gozan y la escasez de control ciudadano directo sobre su gestión.

Mayor participación

Gloria Requena (PS), consejera regional de la provincia Cordillera, manifestó a La Nación que es una instancia positiva para la ciudadanía. "Es positivo que se elijan los consejeros en una votación popular, además, es una buena instancia de participación ciudadana. Así, se le quitará el sesgo a la función de ser un consejero regional y se transparentará mucho más nuestra labor", sostuvo.

De la misma idea es Mauricio Morales (independiente), consejero regional de la provincia de Chacabuco y Presidente de Ancore (Asociación Nacional de Consejeros Regionales).

"Estoy absolutamente de acuerdo con la elección directa de los consejeros regionales. Es más, creo que el intendente también debiera ser elegido así o bien por cada consejo. De toda formas, creo que una elección de consejeros debe estar aparejada de otras atribuciones. Si se mantienen las que existen hasta ahora, creo que en el fondo podría pasar algo similar a lo sucedido con los concejales, de los cuales la gente se generó mucha expectativa y luego nos dimos cuenta de que el concejal tiene una participación muy mínima en la decisión municipal", afirmó.

Aleuy: "Es sano elegir directamente"

De prosperar el proyecto, significaría que el próximo período (2013-2016), los consejeros regionales podrían ser elegidos por la ciudadanía en votaciones populares.

El subsecretario de Desarrollo Regional, Mahmud Aleuy, dice que es sano para la población elegir directamente a sus propios representantes al consejo de cada región. "La conveniencias aquí son varias, en primer término es muy sano que la gente que decide los destinos de una región le responda a quienes los eligieron, los ciudadanos y no a una parte de ellos, por muy representativos que sean", comentó Aleuy.

Esta reforma a la ley, añadió, homogeneizará el estatus que tienen en conjunto las autoridades electas en Chile. En otras palabras, se profundizará la democratización de las regiones.

"Una amenaza"

La consejera por la provincia Cordillera, Claudia Faúndez (RN), tiene una opinión contraria: "Chile tiene muchas elecciones, poner una más sería enredar a la gente. El mecanismo que se está proponiendo es complejo y tiende a politizar las cosas", dice.

Para llevar a cabo los comicios, explica, habría que redistritar las regiones, ya que las provincias no calzan con los distritos. Faúndez remarca que de ser ellos elegidos por votación universal, los diputados los verían como una amenaza, dado el arrastre popular que ostentarían.

"Un consejero de la Región Metropolitana, que dispone de presupuestos para financiar iniciativas regionales, con 32 comunas y con un universo de casi 4 millones de electores, tiene un poder que a los diputados les incomoda. Creo que el tema hay que discutirlo en forma mucho más profunda", concluye.

Desde 2008 hasta 2012

En diciembre de 2008, en todo Chile se realizó la elección de los consejeros regionales que estarán hasta 2012 en ejercicio. En Arica-Parinacota, la situación tomó ribetes de escándalo cuando salieron a la luz pública muchos casos de parientes cercanos a las autoridades de la zona que se postulaban a consejeros regionales.

Entre ellos, Iván Paredes (PS), hijo del diputado socialista del mismo nombre; David Zapata (PR), quien fue propuesto y elegido por su padre, el concejal Eloy Zapata (PR); Luís Figueroa Fernández (Fuerza País), quien fue propuesto por la concejala de Arica Patricia Fuenzalida y cuyo suplente es Cristián Sankán Martínez, hermano del alcalde de Arica. Finalmente, Valeska Salazar Guerrero, quien es la esposa de Waldo Sankán, el actual alcalde de la ciudad también fue propuesta y finalmente elegida.

La misma situación se da en la Región de Magallanes, donde Karim Bianchi Retamales, hijo del vicepresidente del Senado, Carlos Bianchi, también ocupa un sillón en el consejo de la región. Cabe mencionar que según la actual ley, esta situación no reviste una infracción.

Vitales y desconocidos
La elección de los consejeros regionales ha sido motivo de debate por años, pero el diálogo ha adquirido nuevos bríos luego que la Presidenta Michelle Bachelet los calificara como instancias clave para la aprobación de proyectos con impacto local. Lo anterior no es menor, considerando las condiciones que impone la crisis económica y que obligan a una asignación de recursos eficiente para generar empleo y promover a las pymes y al emprendimiento.

Los 549 mil millones de pesos de que disponen los consejos regionales este año, desde ese punto de vista, son vitales.

Por lo mismo, se ha aumentado la presión para que la tramitación parlamentaria de la iniciativa que permitiría la elección popular de los consejeros se acelere. No todos están contentos con ello, sin embargo. Para algunos, es un elemento positivo que transparentará la función de los consejos y la asignación de recursos, así como mejorará la participación ciudadana en la toma de decisiones relativas al desarrollo local.

Para otros, esto sólo cargará a la gente de nuevos procesos electorales e implicará establecer una cuña en la popularidad de los diputados y senadores.

Por ello, incluso hay iniciativas en orden a permitir que estos últimos también participen de la instancia regional, no sólo con voz, sino también con voto.

Proyectos importantes
Muchos y muy variados son los proyectos que votan permanentemente los consejos regionales. En Santiago, van desde determinar una quina para elegir un director regional de Conama, hasta la aprobación de un presupuesto para levantar comisarías.

Es el caso de la propuesta que el consejo aprobó por unanimidad en 2008 y que estaba relacionada con el financiamiento del proyecto “Normalización de la 24ª Comisaría de Carabineros de Melipilla” y cuyo presupuesto superaba los $45 mil millones, los que fueron cargados al FNDR, como así también la aprobación de la quina que conformó la Comisión de Coordinación y Relaciones Institucionales del consejo, para el cargo de director de la Conama Metropolitana.

DATOS
16 UTM mensuales es la dieta que perciben los consejeros regionales, siempre que asistan a la totalidad de las reuniones.

Miniparlamentos

Los consejos regionales se crearon en 1991 durante el gobierno de Patricio Aylwin. Su labor es de vital importancia para los gobiernos locales, puesto que, entre otras labores, deciden el destino del llamado Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR), que el año pasado llegó a $482 mil millones y que en 2009 alcanza más de $549 mil millones. Forman verdaderos miniparlamentos: se reúnen, debaten y crean diversas comisiones que trabajan en forma separada. Entre sus decisiones está definir los planes reguladores comunales y de desarrollo urbano, aprobar el presupuesto regional y, por cierto, fiscalizar el desempeño del intendente. El poder de un consejero es grande si se piensa que tiene la prerrogativa de condicionar la aprobación de un proyecto.

¿Honorables consejeros?

El senador Pablo Longueira presentó recientemente una indicación a la reforma constitucional tendiente a modificar la composición de los Consejos Regionales, para que sean compuestos por los diputados y senadores. Dicha moción se encuentra en plena etapa de discusión.

Aldo Cassinelli, analista político de la Universidad Central, indica que un escenario como el que plantea Longueira no prosperaría. “Si bien los consejeros regionales en su mayoría se opondrían a esa posibilidad, también el sistema político lo hará. No creo que se requiera producir esta competencia entre los parlamentarios y los consejeros regionales. Lo que se tiene que ver es una delimitación y distribución de las competencias que a cada uno le corresponde desempeñar. Por algo una persona compite para ser parlamentario y otro para ser consejero regional, tratar de mezclar las dos cosas es poco pertinente”.

1 comentario:

  1. Me parece que tendrían que elejirlos por elecciones abiertas. En donde se sospecha que hay corrupción debería intervenir la justicia o el estado. Lo que pasa es que por más que las instituciones son independientes una de otras ,el problema esta siempre en las articulaciones entre una y otra con la sociedad y entre ellas.

    ResponderEliminar

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.