28 sept. 2008

"¿Religiosidad o religión popular?" por Gonzalo Ampuero Brito


Escrito por Gonzalo Ampuero Brito
Diario El Día
28/09/2008
Hace ya algunos años, Cristián Parker, conocido especialista nacional en materia sobre cultos marianos en Chile y América, planteó la pregunta que hoy pongo en el tapete, a propósito de la cercana "Fiesta Chica" que se celebra en homenaje a la Virgen de Andacollo el primer domingo de octubre. Se le reconoce como la fiesta del pueblo. Es el momento de sacarla del viejo templo colonial, pasearla en procesión y regresarla, a la espera de la Fiesta Grande que se inicia oficialmente el día 26 de diciembre. Entonces, se le traslada a la hoy consagrada como Basílica Menor, en la cual permanecerá hasta el día 27, en que regresará a ocupar su trono permanente. Ambas fiestas se desarrollan en medio de los bailes chinos. Cofradías de servidores y promeseros de la Virgen le manifestarán sus cuitas, agradecimientos e, incluso, sus reconvenciones y recordatorios para aquellos no cumplidos.


Tanto esta festividad como la de La Candelaria en Copiapó o la de La Tirana, allá en el Tamarugal tarapaqueño, se corresponden a tantas otras que hunden sus raíces más allá de los tiempos precolombinos, particularmente en los territorios del norte, que conforman parte meridional del Área Andina, como es el caso del Arcángel San Gabriel, que lucha con el dragón, símbolo de las fuerzas del mal. Al interior de Arica, los cerros y montañas, inmediatos a los poblados altiplánicos de raigambre aimara, aún conservan los rituales de la adoración de viejos dioses andinos que habitan las cumbres, unidos con aquella conocida como la Cruz de Mayo del culto cristiano. Tras una procesión que sube a la montaña, a la vista del poblado, se llega a un altar y tras cánticos en un castellano entremezclado muchas veces con voces andinas, se cumple con rezarle cantando a la cruz y, veladamente a Inti, un "ayllawuiri" omnipresente, brindándose con el "pusitunca" o aguardiente, el que se derrama al suelo y lanza al cielo, para compartirlo con la divinidad y con los espíritus ancestrales.


Jaime Alaniz C., en su libro "Pueblo. Tierra que camina", contabilizó más de un centenar en diversas fechas y localidades del Norte Chico. Otras tantas anota el profesor Milton Godoy O. en obra reciente, referida a los chinos, mineros danzantes como él los denomina, en su obra, con sugerente título e injundioso contenido.


Tras las profundas heridas provocadas por la imposición de la Cruz y la Espada en América, los cultos religiosos que poseían nuestros ancestros, fueron traspasados y adaptados a aquellos que traían las huestes hispánicas, todo lo cual corresponde y justifica, tanto la imposición de las formas de vida europeas y el dominio del Imperio Hispánico de ultramar, como la evangelización, proceso conocido con el nombre de sincretismo, y la Virgen, como Pachamama.


Así, en Andacollo, la imagen de la Virgen María, Madre de Jesús, Dios humanizado y parte indivisible del misterio de La Trinidad, se convierte en la "Chinita", la servidora, quien cumple la función de mediar entre Dios y los hombres, para recibir los dones y bienes, particularmente aquellos de solicitud individual o colectiva, que fueran canalizados por ella. Entonces, se le canta y se le baila en ritmos, pasos y movimientos escenográficos para agradecerlos, informarle de sus cuitas y dramas acaecidos en el año y rogarle nuevas dádivas.


Cruzando el asfaltado camino y acortando el largo y agotador sendero, llegarán el domingo 5 de octubre a rogarle a la Virgen su mediación ante el Altísimo, a pagar aquellas mandas cumplidas, o a orar y asistir a este ancestral rito. Las calles revivirán en colorido, música y baile. Durante muchos años, la Iglesia Católica miró con malos ojos estas manifestaciones, considerándolas como herejías. Un obispo llegó a prohibirlos en el siglo XIX. La visita de S.S. Juan Pablo II a La Serena y su homilía en Peñuelas, dio definitivo y total reconocimiento a estos "bailes chinos" al señalar que aquél que canta y baila, duplica el rezo y el fervor explícito hacia la divinidad. Bien vale la pregunta que hace años se hizo Cristián Parker.

1 comentario:

  1. En esta semana que nos encontramos preprandonos para la fiesta chica, ocurre un echo muy desagradable para la comunidad y para la gente que nos visito en el dia de hoy. Que harias tu si derrepente en medio de la calle sale un tipo con un sable a pedirte dinero y si no le das te rompe el parabrisa, te insulta y te amenaza de muerte????... Bueno queridos lectores es lo que paso hoy en la comuna. Los autodenominados "PEPINOS" (PITICHUKY, PATO VELASCO Y OTRO PENDEJO QUE NO LO CONOZCO) Se presentan en estado de hebriedad y bolados a realizar actos de bandalismos en la comuna, claro que como transeunte me di en la obligacion de llamar a los Caradevineros, perdon carabineros al 651147 que es el numero de la tenencia de Andacollo e informandole del echo. La verdad no me quede a esperar a la fuerza publica por temor a los delincuentes que se encontraban delinquiendo en mi comuna.

    Espero sinceramente que este medio de comunicacion social de Andacollo sea una voz para que castiguen no solo a los Pepinos, si no tambien a todos los pendejos que encuentran su hombria destruyendo lo ajeno y atemorizando a la sociedad en la que vivimos.


    Gracias...
    Capitan Planeta.

    ResponderEliminar

Esta es la opinión de los usuarios, no de La Estrella de Andacollo.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes chilenas o injuriantes.

Como La Estrella de Andacollo nos reservamos el derecho de eliminar los comentarios que consideremos inapropiados.

El lector tiene la opción de reportar si un comentario le parece que incurre en abuso a laestrelladeandacollo@gmail.com o emitiendo su comentario en particular en este mismo espacio.